CONSEJOS PRÁCTICOS DE PODOLOGÍA EN NOYA (NOIA)

Consejos prácticos

En Clínica do Pé Saupé le ofrecemos una serie de consejos prácticos de podología para prevenir ciertos problemas de pies y piernas en la localidad de Noya (Noia).

La piel seca (xerosis) es común y puede empeorar con el uso de zapatos gastados, el aumento de peso o una mayor fricción de la parte trasera de los zapatos.

La piel seca y agrietada también puede ser una señal sutil de problemas más significativos, tales como la diabetes o la pérdida de funcionalidad nerviosa (neuropatía autónoma).

Los talones deben mantenerse bien humectados con una crema que ayude a reducir la sequedad y el agrietamiento, por tanto:

  • Lávese los pies con agua tibia y jabón neutro. Debe secarse bien los pies, sobre todo entre los dedos.
  • Seguidamente, aplicar un producto que complemente el baño, con efecto desodorante, absorbente, antitranspirante y secante.
  • Para evitar que la piel del pie se reblandezca no hacer inmersiones durante más de 10 minutos.
  • El calzado debería ser de piel y los calcetines de algodón para aumentar la ventilación.
  • El calzado debe permitir la ventilación y ser cómodo y flexible alternando, a ser posible, siempre dos pares.
  • Reserve las zapatillas deportivas para el ejercicio físico.
  • Cámbiese los calcetines cada día.
  • No ande descalzo en lugares públicos, (vestuarios, piscinas, gimnasios, etc.).

Pasos seguros ante la diabetes

Icono huellas
¿Cómo afecta la diabetes a los pies? La diabetes, o aumento de la glucosa en sangre, afecta especialmente a los nervios de los pies y piernas. El resultado es un descenso en la sensibilidad por lo que se pueden sufrir lesiones sin que el enfermo se dé cuenta y provocar así posibles infecciones. La disminución de la circulación sanguínea es otra causa de complicaciones en el pie diabético. La falta de un correcto riego sanguíneo puede ocasionar problemas en la piel y en las uñas, o la aparición de ampollas que tardan en cicatrizar.

Por todas estas razones, resulta imprescindible un cuidado diario de los pies. Estar atento a posibles cambios e hidratarlos correctamente para evitar descamaciones y posibles lesiones son los pilares principales en la prevención de complicaciones.

Consejos para cuidado del pie diabético


  • Dedique a sus pies unos minutos al día: examínelos cuidadosamente, observe la planta, las uñas y el espacio interdigital. Se trata de identificar zonas enrojecidas, callos, ampollas, grietas o heridas.
  • Lave los pies a diario: higiene diaria con un jabón neutro y agua templada. Es importante secarlos bien, especialmente entre los dedos.
  • Cuide el estado de las uñas: deben ser cortadas rectas y no excesivamente cortas. Su longitud debe ser la misma que la de los dedos. Para mayor seguridad use unas tijeras de punta redonda.
  • Practique ejercicio regularmente: ya sea dando un paseo o realizando algún deporte. Hacer ejercicio le ayudará a mejorar la circulación sanguínea de los pies.
  • Elija correctamente el calzado: aunque normalmente no es necesario comprar zapatos especiales, sí es importante hacer una buena elección. El calzado ha de proteger y sujetar el pie. Debe ser ancho, cómodo y flexible para no presionar el pie y para que los dedos puedan moverse libremente. Es aconsejable no llevar mucho tacón, entre 2-4 cm. Recuerde que los zapatos son personales e intransferibles. Para la salud de sus pies, escójalos de materiales nobles y naturales.
  • Evitar los calcetines con elásticos que opriman y puedan perjudicar el correcto riego sanguíneo.
  • Hidrate sus pies: es aconsejable el uso habitual de una crema hidratante para prevenir la sequedad.
  • Evite su aplicación entre los dedos para evitar la maceración de la piel. Si aun así la piel se muestra muy seca y rugosa, consulte a su podólogo para que le recomiende una crema más adecuada.

La visita al podólogo es recomendable al menos una vez al año, siga atentamente sus consejos.

Hongos

Icono sandalias
¿Qué es la onicomicosis? Es la afectación de las uñas de manos y/o pies por unos gérmenes llamados dermatofitos, levaduras y hongos no dermatofitos. Estas infecciones son muy poco frecuentes en niños, pero muy comunes en jóvenes y muy frecuentes en ancianos.

Existe una probabilidad mayor de afectación de uñas en pies. La onicomicosis es una de las infecciones micóticas más complicadas de tratar, por la dificultad de penetración del fármaco en la placa ungueal. Los casos en los que no hay afectación de la matriz son susceptibles de tratamiento tópico únicamente.

¿Cómo se previene la onicomicosis?


1. Secado cuidadoso de manos y pies (espacios interdigitales).

2. Evitar sudoración:
  • Tratamiento específico.
  • Evitar zapato cerrado (deportivas).
  • Uso de calcetines de algodón.
  • Uso de plantillas de carbón activado.

3. No limar ni traumatizar la uña afectada para evitar contagios.

4. Control de factores de riesgo:
  • Infecciones en la piel.
  • Control de la glucemia en pacientes diabéticos.
  • Tratamiento de patologías previas (psoriasis, etc.).
  • Hidratación de los pies con una crema adecuada.

Los pies son nuestra base de sustentación y los que nos permiten movernos. Es importantísimo cuidarlos ya desde pequeños y a lo largo de toda nuestra vida. Acudir regularmente al podólogo es fundamental y es el profesional que mejor te puede aconsejar y solucionar los problemas.

Si desea más información sobre los problemas de pies o sobre nuestros servicios no dude en venir a visitarnos a Noya.